SuscripcionesContactoPublicidad Directorio Hemeroteca Mapa de sitio
CHIAPAS  

El Ejército de Dios

Fredy López Arévalo
En la zona de los Altos, que en las últimas décadas ha padecido los estragos de la intolerancia religiosa, cientos de evangélicos formaron el denominado Ejército de Dios, organización de estructura militar, con la cual, aseguran, pretenden democratizar al estado y consolidar la defensa de su fe

 

 


Publicidad

San Cristóbal de las Casas.— El Ejército de Dios quiere que se sepa que existe. Y existe: tiene mando vertical, jerarquía, disciplina y lealtad. Quienes aquí aparecen y hablan forman el Estado Mayor, el primer círculo, el “G-12”, como ellos se llaman. Son 12 personas, como 12 eran los Apóstoles de Cristo. Y a Cristo sirven. “Jesús es mi Señor”, dice la leyenda impresa en sus camisetas, y en la boina verde se distingue “G-12”.

De los Kaibiles de Guatemala tomaron su decálogo: “Si avanzo, sígueme; si me detengo, apremiame; si retrocedo, mátame”; y del evangelio, su nombre: Ejército de Dios, del hebreo Yhwh Sabahot, que en español quiere decir, Jehová de los Ejércitos.

Visten ropa militar, pantalón camuflageado y una boina verde, como grupo de elite. Eso es lo que son.

Nadie está ahí, en su puesto, en su jerarquía, al azar. Ingresaron tras una rigurosa selección, y un adiestramiento, que en la primera etapa, la de aceptación, duró catorce meses.

–¿Dispuestos a morir por Cristo?, se le pregunta a quien parece ser el más entrado en años de los 12 integrantes del alto mando del autoproclamado Ejército de Dios.

–¡Morir y vivir por el Señor, así como Cristo murió por nosotros!, ese es el principio de un soldado, ¡difundir la palabra de Dios!-, dice Armando Chalam Gómez López, pastor evangélico de 45 años de edad, con grado de coronel.

–¿Dispuestos a matar?, se le insiste.

–¡No!, nosotros no estamos acostumbrados a derramar sangre–, asegura.

Cada mando tiene nombre propio, grado, jerarquía. Uno es psicólogo, otro abogado, ingeniero en sistemas computacionales, ingeniero mecánico, otro economista y docente. Uno más es maestro de educación física y otro, pastor en un templo evangélico.

Estos Apóstoles de Cristo no ocultan su rostro. Unos llegaron de Oaxaca, otros son de la región de los Altos de Chiapas. La mayoría de facciones indígenas.

–¡Nuestro último censo!-, ordena Jesús Díaz Coutiño, el mando superior, el comandante, y un subalterno, el coronel Armando Chalan Gómez, el pastor evangélico de 45 años, responde solícito: ¡765! Es el número de enlistados en el Ejército de Dios, en San Cristóbal de Las Casas. Los que visten con ropa militar, los elegidos.

“Cada uno de nosotros tiene un llamamiento especial. En mi caso, el Señor me mandó por amor a Él, por eso me enlisté, para poner mi amor a su servicio”, expresa Maray Sánchez, un mando de 24 años.

El Ejército de Dios, tienen, asegura, cuando menos 5 mil seguidores. Esa es la grey. “Los que no se han esforzado, los que no han alcanzado el rango que tenemos nosotros, son soldados rasos, son simpatizantes”, completa Armando Chalam Gómez, con grado de coronel.

Esa grey exige aprobar los Acuerdos de San Andrés, que el gobierno de México firmó con la guerrilla zapatista (el EZLN), y demanda cambios en la Constitución General de la República. “Es necesario transformar la Carta Magna, como ya se está haciendo en Bolivia. México necesita una nueva Constitución, lo digo como abogado, porque de no hacerse, podemos estar invocando al México violento”, advierte el pastor Esdras Alonso, el único dentro del mando que porta boina camuflageada.

–¿Por eso se están preparando, por eso conforman su Ejército, por si despierta el México violento?, se le inquiere, sólo ríe… “México está viviendo un tiempo cíclico: 200 años de la Independencia y 100 años de la Revolución…”, suelta.

–¿Por qué usan ropa militar?, se insiste.

–“Para identificarnos, para eso es el uniforme”, responde.

Esdras Alonso fue el enlace, quien concertó la entrevista, como pastor de Alas de Águila, su iglesia. Y es él, Esdras Alonso, quien explica su vínculo. “Ambos son dos, son un ente dual: el Ejército de Dios es el brazo social y político de Alas de Águila y Alas de Águila es el brazo religioso del Ejército de Dios”, dice.

Toca al capitán primero Ariosto Toledo Cruz, profesor de educación física en nivel preescolar, completar la pregunta: “el Ejército de Dios es una organización que se formó tomando la base de un ejército, en su estructura de mando militar, pero con una misión evangelizadora, muchas veces vinculada al servicio social en la comunidad. El Ejército de Dios como ejército está presente en las comunidades”, señala.

Como Ejército de Dios surgieron en abril del 2006, aunque sus orígenes son un grupo de autodefensa que formaron evangélicos en el ocaso de los años setenta, en tiempos de la persecución religiosa en el estado. Entonces se hicieron llamar “Guardián de mi Hermano”, extraído de una cita bíblica, del Génesis que cita: “¿Acaso yo soy el guardián de mi hermano?”.

Pedro Hernández Pérez, con grado de subteniente, marca las diferencias: “ellos si hicieron uso de la violencia, porque se unieron al EZLN”, dice. Este “miliciano de Dios” conoce de la intransigencia religiosa al extremo: originario de Chanal, en la década de los años ochenta, la intolerancia religiosa cobró varias víctimas, y cientos de familias fueron obligadas a salir al exilio, desterradas de forma violenta.

Entonces era común que caciques católicos o tradicionalistas de varios municipios de la región de Los Altos, expulsaran a los indígenas evangélicos, despojándolos de sus bienes. Miles de familias fueron desplazadas.

“Los niños evangélicos no podían ir a la escuela; los muertos evangélicos no podían ser sepultados en ningún cementerio; y las casas y los templos de los evangélicos eran arrasados, quemados; sus bienes, sus parcelas, animales, las pocas pertenencias les eran confiscadas”, rememora Marlene Araceli Contreras Ruiz, el mando general de las mujeres, que también están representadas en el “G-12”.

Guardián de mi Hermano los protegía y les buscaba acomodo. Así se fueron formando los actuales conglomerados indígenas en San Cristóbal, Teopisca, Cintalapa y Pujiltic; así comenzó la diáspora de los indígenas de los Altos de Chiapas, que hoy, incluso, ha cruzado la frontera con los Estados Unidos.

A Guardián de mi Hermano se le acreditó, en su tiempo, un enfrentamiento con armas de fuego en el cruce del periférico de San Cristóbal y la intercepción a Chamula. Salvador Collazo –acribillado dentro de su carro en una brecha que baja de Milpoleta a San Cristóbal, el 12 de noviembre de 1997-, era el líder visible de Guardián de mi Hermano. Se trataba de un converso católico, ex colaborador de Samuel Ruiz García en el municipio de San Juan Chamula.

Pero el Ejército de Dios pretende ser otra cosa, dice, el coronel Armando Chalam Gómez. “Nuestra arma es la palabra de Dios. ¡Es más peligrosa la razón que una cuerno de chivo!”, pondera.

De entrada, reivindica la liberación del líder evangélico Manuel Collazo, hermano de Salvador: “ya lleva seis años preso, por nada, él no hizo nada, no secuestró ni privó de su libertad a nadie, como dicen. Está preso por un capricho de Pablo Salazar Mendiguchía. Esa es la verdad. Que se deje en paz ya a Manuel Collazo, que se le permita reintegrarse a su familia”, exige y agrega: “nuestra gente reclama el derecho a poseer sus propios medios de comunicación”.

En realidad los seguidores del Ejército de Dios operan, ya, tres radiodifusoras evangélicas: “Alas de Águila Radio”, en la frecuencia 100.9 de F.M. Stereo (ubicada en el barrio del Santuario); “Radio Unidad de Los Altos”, en el 90.1 F.M. (en la colonia San Juan de Dios); y “Radio Palabra de Esperanza Miel”, en el 103.1 F.M. Stereo (en la colonia Nueva Esperanza).

Su alto mando reivindica el derecho que les asiste a participar en la vida política de México: “los evangélicos no podemos permanecer apacibles, ajenos, a lo que está pasando en nuestra sociedad, por el contrario, nuestro deber, nuestra obligación, es estar con el pueblo”, dice.

Explica que ello no significa que estén contra el gobierno o que lo quieran derrocar. “El Yhwh dice ‘debemos respetar a las instituciones, al rey, a los gobiernos. Debemos orar por ellos, orar por los que están en inminencia. Al César lo que es del César, hasta ahí está bien; lo que pasa es que el mismo César se ha olvidado de lo que le toca a Dios. Debe reconocer que antes de tener derecho constitucional, el hombre tiene derechos humanos, y que antes de derechos humanos tiene un derecho moral, que es un derecho natural”, explica Esdras Alonso.

“Nosotros –agrega,- votamos por Andrés Manuel López Obrador, esa es la verdad, pero el presidente Felipe Calderón Hinojosa, hay que decirlo, es más hábil políticamente que Vicente Fox, es más serio, y está sacando adelante al país”.

Pero hay algo que les tiene molestos: el gobierno de Juan Sabines Guerrero, en Chiapas, está mostrando una inclinación hacia el clero católico, con eso de la construcción del Cristo de Copoya, asegura.

“Ahí está involucrado el gobierno, promoviendo, aportando y pidiendo dinero para construirlo. Es importante que el gobierno fije una posición firme sobre el respeto a la libertad de creencia religiosa en los 118 municipios de Chiapas”.

Jesús Díaz Coutiño, el comandante (mando superior), dice que en 1995 el Ejército de Dios pensó conformar un partido político, “porque aspiramos a la construcción de una sociedad más incluyente y tolerante, para que exista estabilidad social, porque estamos viviendo una crisis de identidad en los partidos políticos. Los propios políticos un rato son priístas, otro rato panistas, ya no se sabe; por eso nosotros, como los zapatistas, estamos trabajando en concienciar a la sociedad, para construir espacios más democráticos, plurales e incluyentes, acordes a la realidad que viven los de abajo.

“No hay que olvidar que la soberanía popular reside en el pueblo. Un pueblo que está diciendo: ¡Aquí estamos!”.

Su evangelio

El pastor Esdras Alonso González, de la Iglesia Alas de Águila, dice: “El Ejército de Dios tiene sus orígenes en Guardián de mi Hermano”. Esdras Alonso es ministro de culto, líder religioso, y apasionado cronista de la conversión del catolicismo al protestantismo de miles de indígenas tzotziles en la región de los Altos de Chiapas. En la actualidad es coordinador de Asuntos Religiosos y secretario de la presidencia municipal de San Cristóbal de Las Casas.

“La diversidad religiosa que produce en nosotros una riqueza de valores, puede convertirse para nuestra sociedad en un foco de problemas, si no somos capaces de prevenir, orientar, encausar su crecimiento, su participación, su aporte”, dice a manera de “conclusiones” en su más reciente libro “San Cristóbal de Las Casas y su diversidad religiosa”.

Para Esdras Alonso, la repercusión de la expansión religiosa en San Cristóbal de Las Casas, en lo particular, y en Chiapas, en lo general, va más allá de lo dispuesto en la normatividad jurídica vigente. Recapitula: “el fenómeno religioso está incidiendo en la educación, con la aparición de escuelas con cobertura religiosa; en salud, con proyectos que vienen de las iglesias; en la política, con éstos grupos organizados en gremios; en los medios de comunicación masiva, como las radios evangélicas”.

En su libro, Esdras Alonso urge a los gobiernos federal, estatal y municipal a “tomar muy en serio estos asuntos, porque de no hacerlo, serían ellos mismos, los propios autores de conflictos, de la desestabilización social, que permitirían un escenario muy fértil para las confrontaciones; los espacios propicios para el radicalismo, la politización de los fenómenos religiosos, la división irremediable de nuestra sociedad sancristobalence y chiapaneca”.

Por último, Esdras Alonso, pastor, líder evangélico y estudioso del fenómeno religioso, dice al gobierno de Chiapas: “si los problemas mayores sobre intolerancia religiosa se delimitan a un territorio especifico de la geografía chiapaneca, entonces es prioritario que la subsecretaria de Asuntos Religiosos no se establezca en Tuxtla Gutiérrez”. (FLA)

 

 

Revista Contralínea
Publicado: Año 3 / Enero 2008 / Número 38



Tu opinión:

Tu nombre:
E-mail

Escribe tu mensaje aquí:

Publicidad

Caricaturistas de Contralínea
De Actualidad

 

 

Publicidad

 

Avance Contralínea
 


En la República:  

Números atrasados





Baja California   Chiapas   Chihuahua  Coahuila  Estado de México  Guanajuato Oaxaca  Sinaloa  Veracruz Zacatecas

2005 Revista Contralínea Derechos Reservados CIMCOM
Av. Juárez 88, primero piso, desp. 110 y 111. Col. Centro, México D.F.
Tels: 9149-9802 /03 /05

Sitios Recomendados:
| Oficio de Papel | Revista Fortuna | Los periodistas | Fraternidad de Reporteros de México |

Responsable del sitio: Gonzalo Monterrosa Galindo